¿Para qué sirve ser enfermero especialista?

Al parecer los enfermeros están perdiendo  interés por realizar una especialidad. ” El EIR (enfermero interno residente) ha perdido casi 8.000 inscritos en cinco años por el fraude de las especialidades“, lo decía hace unos unos días José Luis Cobos, Asesor del Consejo General de Enfermería. Esta habiendo, según sus palabras,  un descenso radical de enfermeros dispuestos a realizar la prueba, para acceder a alguna de las especialidades. Sin embargo en 2017 se han presentado 14.000 aspirantes para 968 plazas ofertadas, lo que supone que solamente el 6,9 obtendrá  plaza. A pesar del descenso, la cifra de aspirantes ya me parece alta,  teniendo en cuenta que actualmente muy pocos enfermeros pueden trabajar como especialistas.

Esta noticia me ha llevado al pasado y he recordado la situación de las especialidades, desde aquellas primeras que se establecieron, las del ATS, en 1953,  ya que la situación laboralmente hablando sigue siendo prácticamente la misma. Eran siete, las especialidades del ATS, creadas entre 1957 (Matrona) y 1971(Análisis Clínicos) por no nombrar todas. En aquella época  muy pocos ATS hacían una especialidad, seguramente porque no aportaba nada el tenerlas.  No tenían ningún valor económico, porque no se contemplaba a nivel laboral la plaza de especialista, salvo la de matrona. Todos los ATS que trabajaban en un servicio especial como  rayos, laboratorio o quirofano por ejemplo,  cobraban un plus de especialidad tuvieran o no la misma,  plus que era una cantidad simbólica. Por eso digo que no tenia ningún interés el realizarlas, salvo la de estar mejor formado.

Haz click aquí  para leer más

 

María Jesús Zapiraín

Autor María Jesús Zapiraín

Me llamo María Jesús Zapirain. Soy Trabajadora Social, Licenciada en Antropología Social y Cultural y Máster en Investigación de Cuidados. Pero sobre todo he sido soy y seré Enfermera. Aprovecharé este espacio para mostrar mi visión sobre mi profesión y mi mayor pasión: la enfermería.

Leave a Comment